¿Se pueden comer las casas de jengibre?

Las casitas de jengibre son una parte muy tradicional de las celebraciones navideñas y del frío, y no hay nada como el bocado y el calor satisfactorio de un buen pan de jengibre. Si has hecho una casa de jengibre, puede que la estés mirando y te preguntes si puedes comértela...

¿Se pueden comer las casitas de jengibre? Las casitas de jengibre son comestibles. Simplemente están hechas de pan de jengibre, y todas las decoraciones también son comestibles, a menos que añadas tus propios elementos no comestibles, por supuesto. Por esta razón, no debe espolvorear su casa de pan de jengibre con purpurina no comestible, lentejuelas, etc. El glaseado, las gemas, las bolas de plata y otros elementos son comestibles.

Índice de contenidos

¿Se pueden comer las casas de jengibre?

Mucha gente come casitas de jengibre, y son perfectamente comestibles. Sin embargo, a menudo se hacen pensando en la estética, en lugar de dar prioridad al sabor y la textura del producto final. Además, a menudo se dejan a un lado para ser admiradas durante varios días, lo que no constituye un manjar maravilloso.

Si se hacen bien, las casas de pan de jengibre pueden ser sabrosas, pero hay que encontrar el equilibrio entre mantener el pan de jengibre lo suficientemente blando como para que resulte agradable y garantizar que sea lo bastante duro como para soportar la casa. Al fin y al cabo, la mayoría de los panes de jengibre no tienen estructura suficiente para soportar otras piezas grandes.

Si va a hacer su propia casa de pan de jengibre, probablemente tendrá que dedicar algún tiempo a formular la receta perfecta para asegurarse de poder comerla y disfrutarla. Si vas a comprar una comercial, prepárate para que esté del lado duro, sobre todo si ha pasado varios días expuesta al aire.

¿Qué debe hacer si quiere comerse una casa de jengibre?

Si vas a comerte la casa de jengibre, debes tener en cuenta algunas cosas, como lavarla cuidadosamente a mano y reducir al mínimo el tiempo de exposición. Asegúrate también de exponerla en un lugar limpio e higiénico.

Veamos los mejores trucos para que una casa de pan de jengibre sea agradable de comer.

Los niños suelen participar en el proceso de creación de las casitas de jengibre, lo que significa que es especialmente importante centrarse en el lavado de manos si la casita de jengibre se va a comer. Anima a tu hijo a lavarse las manos antes de empezar el proyecto y después de cualquier interrupción del mismo.

Puedes acompañar esto reduciendo al mínimo la manipulación de los objetos. Es cierto que se necesita habilidad y esfuerzo para colocar la estructura de la casa y los adornos en su sitio, así que utiliza utensilios limpios siempre que sea posible y reduce todo lo que puedas la cantidad de toques.

Esto garantizará que la casa siga estando buena para comer y que no se haya manoseado más de lo necesario para crearla.

A continuación, procura no dejar la casa de jengibre fuera más tiempo del necesario. Si quieres disfrutarla al máximo, pero si la construyes semanas antes de Navidad, estará rancia y desagradable para cuando te la comas.

Intenta programar la actividad de construcción de modo que sólo se haga unos días antes de Navidad, o ponlo en un recipiente hermético y congélalo hasta que estés listo para exponerlo. De este modo, el pan de jengibre se mantendrá fresco, húmedo y agradable durante mucho más tiempo.

Por último, fíjate en el lugar donde vas a exponer la casa de jengibre. ¿Está limpio y libre de polvo? ¿Hay animales domésticos en la superficie? ¿Es probable que se llene de hollín o que la gente la derribe al pasar?

Debe limpiar a fondo la superficie, incluso si su casa de pan de jengibre se asentará sobre un plato. Así reducirás el polvo de la zona y conseguirás que la casa esté más limpia y sea más agradable. Si la casa va a estar expuesta durante algún tiempo, ponle film transparente por encima para evitar que se llene de polvo.

Ten en cuenta que cualquier alimento que se deje al aire libre puede atraer plagas, y asegúrate de que tu casa de jengibre no va a atraer ratones o insectos. Es lo último que necesitas en Navidad.

En definitiva, la mejor manera de que una casa de jengibre siga siendo comestible es guardarla en el congelador y exponerla sólo durante unos días. De lo contrario, no durará mucho.

¿Cuánto tiempo debe durar una casa de pan de jengibre?

Las distintas marcas durarán distintos periodos de tiempo, y si haces tu propio pan de jengibre, las estimaciones variarán aún más en función de tu receta. La mayoría de las casitas de jengibre comerciales son comestibles hasta un mes, pero no saben bien durante tanto tiempo.

Por lo general, la casa de jengibre debe comerse una semana después de abrirla (o de hornear el pan de jengibre). De este modo, el pan de jengibre seguirá estando razonablemente húmedo y agradable, y no se acumulará demasiado polvo en la superficie.

Si puede, guarde los trozos de la casa de jengibre en un recipiente hermético una vez que la haya partido para consumirla. Esto ayudará a que duren más tiempo y debería maximizar la longevidad de la golosina. Incluso puedes congelar los trozos si te resulta útil.

Es posible que desee desechar algunos de los elementos decorativos si tienen una vida útil corta. Algunos deberían estar bien, así que dependerá de lo que utilices, pero no comas nada de lo que no estés seguro. Es mejor deshacerse de ello que ponerse enfermo.

Si crees que el pan de jengibre no se ha conservado tan bien como esperabas y ves que se ha puesto duro, o blando y mohoso, tienes que tirarlo. Puede ser decepcionante después de tanto trabajo, pero el pan de jengibre mohoso es peligroso, y el rancio es desagradable.

Reflexiones finales

Las casitas de jengibre se pueden comer y se han disfrutado durante cientos de años. Hay que tener esto en cuenta al hacer una casa de jengibre, y evitar que se contamine con las manos sucias o un almacenamiento inadecuado. Para obtener los mejores resultados, congélela y manténgala a la vista sólo un par de días antes de consumirla.

Carlos Sage

¡Hola, soy Carlos! Me encanta cocinar, comer, pescar y hacer deporte. La comida es mi pasión y he aprendido muchos consejos de cocina de mi familia italiana. Mis publicaciones en el blog se centran en consejos útiles de cocina y en deliciosas recetas.

Entradas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: CocinaRandom.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a hetzner que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Subir